lunes, 8 de febrero de 2016

Merino Feroz, la tejetaberna molona



Este fin de semana hemos ido de excursión a un sitio de El Escorial que tenía ganas de ir. Merino Feroz, de Marta Madeja, un sitio donde ponerte fina de cervezas artesanas y comprar con alegría unas lanas bonitas de morirse. Algo así como el paraíso, porque no sólo de té y bizcochos vive una tejedora.
La descubrimos hace meses en Facebook e Instagram y hay que decir que el espacio es todavía más bonito en directo. hace que ir a tejer allí sea una experiencia bien molonga.

Ahora, que también os digo que cuando ves esas lanas te entra una ansia viva por comprar cosas bonitas y empezarlas allí mismo. Menos mal que ahora con el embarazo no puedo beber cerveza, que si no, la combinación puede ser explosiva.



Me compré unas madejas de alpaca en amarillo verdoso para hacer un chal, que son amor del bueno.
Sitio recomendado de 10. Volveré sin duda.
Muchas gracias a Marta y su chico por atendernos tan bien y sentarse a tejer con la pandilla basurilla que fuimos.





















sábado, 30 de enero de 2016

Disfraz de Carmen Miranda

¿Me ayudas a hacer un disfraz de Carmen Miranda? ¿Quien puede resistirse a semejante proposición? Yo, no!



Cuando mi compañera y amiga Mª José me lo pidió, nos pusimos manos a la obra. Primero estudiamos a la susodicha, que siempre se cuela en alguna Play List porque me pone como una moto.
Carmen Miranda llevaba un estilo exótico y años 50. Tampoco es que enseñara demasiado... Llevaba unos tocados y collares espectaculares, pero nada que ver con ir mostrando más de lo habitual en la época.



Para el disfraz elegimos una tela estampada con motivos frutales y debajo un forro de color naranja de raso.


Compramos un top sencillo en Zara y le cortamos las mangas para añadirle unos volantes.


La falda era de media capa clásica y hasta los tobillos con un cinturón de raso naranja para hacer contraste.

Lo más complicado fue hacer el tocado de Carmen Miranda. La base fue un turbante de color negro también de Zara. le hicimos una almohada con la tela sobrante rellena de bolas de papel metidas en una rejilla de limones. Nos tuvo que ayudar mi marido el barbudo sexy, que se le dan muy bien estas cosas.

Compramos frutas de porexpan en el chino del barrio y las pinchamos en palos de pinchos morunos que pegamos con pegamento. Luego le añadimos las flores de tela y quedó bastante pintón.

Para terminar el disfraz, un collar estupendo de Hoss Intropia que ya tenía Mª José.

La verdad es que para Carnaval es una ideaca, aunque ella lo llevó a una fiesta de disfraces de gente famosa muerta. Su chico fue disfrazado de Freddy Mercury. Fueron la "sensasión"!









martes, 11 de agosto de 2015

Falda pantalón con el patrón de Burda

Otra vez me he enganchado a la costura... ya os iré enseñando cositas que he hecho este verano.
Al final la cabra tira al monte y sigo con mi afición desde los 12 años. Coser me produce un efecto "viaje a la infancia" que me encanta, a la academia de corte y confección del barrio Garrido en Salamanca, con Victoria, mi profe. Parece que aun la escucho cuando monto bolsillos de pantalones, que ella adoraba porque "nos dan un aire muy picantón a las mujeres".

Normalmente me suelo hacer mis propios patrones porque tardo menos que calcarlos de la revista, pero en este caso me apetecía hacerlos con los de Burda, que son fantásticos.
Las tallas son un poco enanas y con mis lorzacas del estrés invernal he tenido que hacer uno plus size. Al fin y al cabo, la talla solo es un número.

Elegí este patrón, pero lo he modificado un poco. No le he puesto cremallera porque mi culo-carpeta no lo necesitaba y el forro de los bolsillos me gusta que siempre sea un poco especial y diferente. Por eso le he puesto una tela de rayas.
La tela es un algodón tipo gabardina, muy finito. Lo compré en las rebajas de Julián López, que hay que entrar con la Visa atada en corto porque se te va la olla.

Este es el modelo de Burda agosto

Nada como unas buenas tijeras para cortar sin "bocados". Estas me las regaló mi madre cuando cumplí 16 años

Uso jaboncillo de los de lavarse las manos y piedras de la playa como pesas

Tengo debilidad por los forros en contraste

Costurera sin dedal...

Mi truco para marcar bien las pinzas. Luego las plancho bien con agua y vinagre

Coso bien los bolsillos antes de la primera prueba


Me encantan los restos

Por delante, ya acabada

detalle de los bolsillos

detalle trasero

Me queda estupenda

Y estoy feliz!!

domingo, 24 de mayo de 2015

Qué cosas (monas) regalar a una mujer runner

Correr está de moda, es un hecho. Yo llevo corriendo mucho tiempo ya, incluso desde que no estaba de moda. Aunque esté gordita y no lo parezca, con mi trote falete soy capaz de hacer distancias muy majas. Este año hasta corrí la San Silvestre, no digo más.

Cualquier snob pensaría que es un rollo que esté tan de moda, pero a mi me parece lo mejor del mundo, porque están haciendo unas cosas monísimas para chicas y algunas marcas low cost tienen colecciones bien chulas. Atrás se quedó la malla negra sosaina y la camiseta de propaganda.

Nunca me regalan cosas para correr y creo que muchos novios de mujeres runners andan un poco perdidos con estas cosas. No, ¡¡¡no nos gustan los cachivaches fosforitos!!! Preferimos cosas bonitas que no nos compraríamos nosotras.

Os hago una lista por si tenéis que hacer un regalo a una mujer runner algún día. Esta es mi runner wish list.

1. Calcetines.
Suena a regalo de Navidad de toda la vida, pero oye! qué queréis que os diga? nunca sobran. Olvidaos de los paquetes de tres baratos y tiraos el rollo. Mis favoritos son los de Nike. Estos son la pera limonera.


2. Un cortaviento/chaleco/algo para el torso/mallas/camisetas... pero molonas
Aquí ya subimos de presupuesto, pero nada me haría más ilusión que algo así de molón, porque a mi me duele la Visa cuando los veo, pero cualquier modelón de Pau Inspirafit me pone palote.
Si dudas, querido novio de runner, ve a su blog e inspírate en sus modelones.

Fotografía propiedad de Pau Inspirafit.

3. Un buen reloj (y bonito)
Ya sabemos que es importante medir las pulsaciones, no perderse y estar mona.
Hay un montón de relojes de este tipo, pero mi ojito derecho es este de TomTom 


4. Auriculares
Los grandes quedan bonitos en las fotos y para ir por la calle, pero yo me muero de miedo cuando voy sola de noche por el Retiro y no oigo nada del exterior.
Probé estos de Philips y estoy encantada. Voy con mi musiquita y a la vez escucho cosas del ambiente. No vaya a venir un zombie a atacarme!



5. Un entrenador propio
Yo sueño con una tía/tío cachas que venga por la tarde a mi casa y que me obligue a sacar el culo del sofá. Porque aunque te mole hacer deporte, hay días que no puedes ni con tu alma... y si encima te dice qué es lo mejor para tu cuerpo serrano, mejor que mejor.
No os recomiendo ninguno, porque aun no he tenido la suerte de que alguien me lo regale... snif! (ahí lo dejo)





domingo, 17 de mayo de 2015

Pañito-manía

No puedo dejar de tejer pañitos, es un vicio...
Este es un posavasos para la taza del té en el trabajo y será un regalo para una compañera de sufrimiento diario.
El patrón lo puedes encontrar en este enlace.
Está tejido con aguja del 3.



viernes, 15 de mayo de 2015

Bufanda zorro



Esta bufanda fue un encargo muy especial.
Cristina, la hija de mi amiga Maribel, se enamoró del patrón pero su madre es más de dos agujas que de ganchillo. Yo no podía dejar esto así y me comprometí a tejerla, aunque este invierno esté de sequía tejeril absoluta.
Siempre se saca tiempo para hacer cosas que llevan tanto cariño.
En cuanto reciba una foto de la dueña, que vive en Portland, la sumo al post.

El patrón es Fox Scarf de Bees Knees Knitting y lo puedes encontrar en Ravelry. No es gratuito, pero tampoco es para arruinarse. Hay que pagar un poco por el talento y el trabajo de los demás.

Cris, espero que la disfrutes mucho!


domingo, 26 de abril de 2015

Coqueteando con los Green Smoothies


Reconozco que soy una vegetariana tikis-mikis y ultraconservadora a la hora del guisoteo. Debe ser porque soy una sibarita del paladar y en mi casa materna siempre se ha guisoteado mucho.

Desde hace algún tiempo veo la locura de los zumos detox, los batidos verdes y la verdad es que me encantaría que me gustaran, pero eso de meter acelgas en un zumo se me hace cuesta arriba. Si no me gusta ni el gazpacho, green smoothie ibérico por excelencia, porque me parece una ensalada pasada por la batidora...

El caso es que después de leer un montón de recetas, he decidido pasar un poco del rollo detox, alkalinizante, antioxidante y todos esos rollos e iniciarme con sabores que me gusten, a ver qué tal...

He averiguado varias cosas... una, que eso de hacer "zumo" de verduras es un poco raro. Yo me imaginaba una especia de prensa en frío y flipaba un poco. Esto se trata de batir cosas con una base líquida (agua, zumo o leche). El caso es que cunde más. Yo soy de las que se come los posos del zumo de naranja, no os digo más...

Esta es mi receta del primer zumo verde para principiantes. He empezado con pepino y genjibre, porque hasta que llegue a las acelgas me queda un rato.

Ingredientes: 

Un cuenco de fresas.
Un cm más o menos de jengibre fresco
Un pepino
Una manzana reineta (es la que tenía en casa, que las uso mucho para cocinar)


He usado una batidora de vaso potente, pero nada especial... una normalita, pero maja.
He puesto como un vaso de agua, lo primero. Luego el resto de ingredientes pelados y troceados.
Le he dado a la manivela a toda caña y el resultado ha sido inesperado.

Está muy rico, la verdad. El punto del jengibre me ha flipado!
Espero que si hay alguien que, como yo, lo del brebaje de acelgas le queda un poco grande, se anime con esta receta sencilla y rica.